domingo, 16 de abril de 2017

Entre la diabetes y un sueño

Yo tenía un sueño, y cuando lo contaba todos reaccionaban así:

“¿Un tatuaje?, pero si eres diabética, además ya tienes 2 para que quieres otro"

Y sip, yo tenía ganas de hacerme unas patitas de gatito en mi muñeca izquierda pero familia, amigos y doctores me embarraban en la cara mi diabetes para hacerme cambiar de opinión.

Por años eso funciono pero este año que trato de ser mejor y odiarme menos me dije “mi misma, eres más que diabetes, eres terca como un mula así que nada debe detenerte”.

El problema es que soy una irresponsable de mi persona, y controlar mis niveles de azúcar era casi imposible, hasta que el especialista después de describir mi destino cual pitonisa amenazo con enviarme con otro doctor; básicamente dijo que moriré sin piernas, sola, siendo un estorbo para las pocas personas que seguirán conmigo… os juro que eso dijo.

Ja que sabe el de sentirse un estorbo y estar sola, pero me salgo del tema; si sus predicciones del doc me la sudan vamos a ponerle fecha al tatuaje y así me cuido y deja de jodernos este intento de gitana.

Mi amigo nacho por fin se animó a tatuarse y acordamos hacerlo en junio pero por cuestiones suyas lo adelanto para estas fechas y pos dije “de una vez”.

Ahora bien, yo pensaba en unas diminutas patitas de gatito y si se gangrenaba la mano y la perdía… bueno al menos me quedaría la mano derecha -me pase 2 semanas con los chistes de amputados- Pero claro esa era la idea, a la hora me emocione y termine con el tatoo mes pechocho del mundo.

Mi amigo y yo queremos otros, mi alma espera por más pero para hacerme este me tomo 3 meses de portarme como una santa, más otro mes que estere cuidando que sane bien…. No sé si mi fuerza de voluntad dé para mas tatoos, aunque ya sé que quiero tatuarme en la otra muñeca :3

Publicar un comentario