domingo, 16 de abril de 2017

Vida mía

Creo, vida mía, que uno de los principales problemas que tenemos es que emocionalmente vivo a destiempo.

Hay tantos momentos en que me he sentido herida y no me he permitido perder el control que ya me es difícil llorar; algo en mi lo necesita pero ya no puede.

A veces me siento muy triste y todo alrededor se oscurece, y siento a todos tan lejos de mí que creo que no queda nadie con quien hablar a pesar de estar sentada junta a ellas.

Considero que, si en su momento no reaccione ante las cosas, ahora es estúpido hacerlo y la madeja de emociones que intento olvidar crece, pero no te apures, que algún día te hare un suéter con él y dejarás de sentir frio.

Por lo pronto, vida mía, a mirar hacia adelante que el camino ya recorrido no lo volveremos a pisar y si aún necesitas llorar no te preocupes, el futuro te dará otra oportunidad.

Publicar un comentario